Como a la muerte ft. Idea Vilariño

Para Darío.

Voy a darte algunas palabras

como una promesa o varias promesas,

o incluso, como la misma palabra promesa.

Voy a darte algunas palabras

que nos digan algo del nosotros,

que nos dirán, cuando hables,

lo que dicen las palabras a través de tu garganta.

Como quien diría, lo que se afila

a través de tu garganta.  

 

Voy a hacer una lista de lo que cabe a través del aire que se rompe

o, más bien, se corrompe en las ondas sonoras

de mis labios a tus oídos.

No por hablar de tus labios,

del deseo que contienen entre los milímetros de células muertas

o de los dientes que se esconden

y lo mismo mastican, como quien diría, arrebatan,

como quien diría, arrancan;

pero que también sostienen, como quien diría,

rozan o como quien diría

sostienen.

Sino porque quiero hablar de la física,

y del campo sin obstáculos de nuestros cuerpos,

del campo minado entre nuestros cuerpos.

De sus interferencias.

 

Voy a hacer que en la lista quepa lo que duele,

el mundo entre nosotros,

más cruel y mucho más oscuro.

Las líneas que nos definen y nos dividen,

el lenguaje evasivo de cada uno de esos lados.

La polaridad, como quien diría,

lo que no tiene nombre aún.

Las palabras que dirían lo que quisiera decir,

si te lo dijera.

Si pudiera decirte.

Y, por ello, los silencios también,

lo que se queda en el suelo, como la ropa

o el cabello que se pierde,

o los significados.

 

Voy a decirte,

como diría alguien más antes,

Te estoy llamando amor, como a la muerte,

no por conjurarte sino por el ejercicio de nombrarte

amor, como a la muerte,

amor.

Y por nombrarte quiero decir también definirte,

tomar la responsabilidad como quien toma una bandera

en esa misma virtud violenta y agresiva,

como quien diría, delimitarte

en el perímetro único en el que caben esos dos sustantivos

amor, como a la muerte.

Anuncios